be shared
Por qué crear estrategias de gamificación en las empresas

Por qué crear estrategias de gamificación en las empresas

La Gamificación ha crecido considerablemente en los últimos cinco años. De hecho, muchas empresas han optado por esta técnica para incrementar la fidelización con sus propios trabajadores y clientes. Este nuevo proceso de aprendizaje utiliza elementos y mecánicas del juego en entornos no lúdicos con el fin de transformar algo inicialmente “aburrido” en algo que despierte el interés de la audiencia.

Lo más importante es conseguir motivar a los trabajadores a participar en estas mecánicas de juego. La idea principal es que realizar una tarea especifica sea mucho más atractiva o divertida. Por ejemplo, proporcionando recompensas por hacer una tarea específica es una buena forma de estimular a los trabajadores. Elaborar una especie de ránking con los participantes.

La gamificación se reconoce como un elemento fundamental para mejorar la comunicación interna y fortalecer las relaciones laborales, e incrementar la productividad. Las empresas están aprendiendo a aplicar mecánicas y dinámicas de juego en sus entornos de trabajo, siendo conscientes de los beneficios que reporta para el crecimiento de la compañía. Al mismo tiempo, estas tendencias están permitiendo a las empresas estrechar los lazos de unión con los trabajadores, incrementar la fidelización de ellos hacia la marca, y mejorar el ambiente de trabajo.

Hay que inspirar a tus usuarios, construyendo comunidad, convirtiendo las tareas en divertidas, dando la posibilidad de intercambiar opiniones y compartir los logros. Todo ello con el objetivo de crear vínculos emocionales a través de las experiencias.

Cabe destacar dos ejemplos de Gamificación. Caso BBVA Game. El banco BBVA lanzó esta aplicación BBVA Game para lograr que los clientes se digitalizaran y utilizasen más la web. Los clics en su web se han multiplicado por tres y la satisfacción de los clientes, por dos. Cada operación realizada en la web del BBVA permite al usuario conseguir puntos, que estos después los podrá canjear por premios.

Caso Correos. A cambio de una serie de premios y bonificaciones, Correos pidió a sus trabajadores que hicieran un trabajo de consultoría (no obligatorio), de la página web, analizando las diferentes páginas y proponiendo las mejoras que llevarían a cabo. Para este trabajo disponían de 11 días. Aquellos que analizasen más páginas de la web en este tiempo y realizasen un trabajo más profesional recibirían numerosos premios y ventajas. Por supuesto, a través del juego se busca conocer la creatividad de la persona. De hecho, ya lo decía Platón que: “se aprende más en una hora de juego que en un año de conversación”.

La cuestión siempre está en cuánto se involucran los trabajadores. Es por ello que facilitando recompensas, alcanzo logros o retos, y consiguiendo premios, se incrementará el compromiso del trabajador con estos procesos de gamificación. El juego no reside tanto en la actividad en sí, sino en la actitud del que juega.

Igual que años atrás no debería faltar la comunicación a través de Newsletter, intranets u otros canales, hoy en día tampoco podría faltar una estrategia de gamificación que potenciase la participación, incrementase la fidelización y mejorase las relaciones dentro de la empresa. El compromiso de un empleado comienza por sentirse parte de una empresa, y para eso hay que motivarlo de diferentes maneras.

 

Sé el primero en comentar “Por qué crear estrategias de gamificación en las empresas”