retos comunicativos comunicacion humana barcelona be shared
13 enero 2022 Jordi Santamaría

Nuevos retos: Comunicar hacia dentro para comunicar mejor hacia fuera

Comunicarse bien, ya sea como marca o como persona, es una virtud que debe trabajarse a diario. Y no por placer, sino por necesidad. La necesidad de hacer un mundo mejor.

Con el nuevo año, los humanos solemos hacer aquello tan clásico y masticado de proponernos nuevos retos (o los mismos de siempre, vaya). Creemos que es un buen momento para iniciar hábitos o acciones que nos pueden convenir, algo de lo que permítanme que me regale el beneficio de la duda. Más que nada, porque tengo la sensación, quizá por propia experiencia, que el mejor momento para iniciarse en algo es cuando uno lo siente, no porque un factor externo (en este caso el cambio de año) nos invite a ello. Sea como fuere, la cuestión es que nunca está de más reflexionar sobre lo que uno puede pulir, mejorar, quitar o incorporar a su vida. También para las empresas, claro, que al final, no nos olvidemos, son una suma de personas. Es importante que lo tengamos en cuenta. Más de lo que pensamos.

Volviendo al tema de los retos, una pequeña anécdota personal para situarnos. Hace casi cuatro años, un amigo me pidió que diera el discurso de su boda. Encantado, acepté el desafío. Como no soy de aprovechar estas situaciones para dar sermones tópicos y típicos, fui pensando qué podía decir que fuera útil para los afortunados y también para los allí presentes. Realmente, no me costó mucho llegar a una clara conclusión: la comunicación. La comunicación es el gran desafío de la humanidad. No tengo la menor duda. Todo lo malo y también lo bueno que nos sucede entre personas se debe a ella. En otro artículo, podría entrar a detallar el porqué sucede la mala comunicación entre humanos, que como todo es multifactorial; pero sin duda tiene unas bases que no podemos obviar. Hablarnos alejados de nuestra parte adulta y hacerlo desde el niño o el padre es la principal causa. Pero, como digo, esto dará para otro texto que muy a gusto os comunicaré en otra ocasión.

Ahora pongamos el foco en lo que denominamos la comunicación corporativa, aquella que sucede alrededor o en el interior de una empresa, y centrémonos, sobre todo, en esta última. La que muchas veces olvidan las corporaciones por pensar que lo importante es proyectar directamente hacia fuera con el claro objetivo de vender. Pero ¿quieres vender? Pues proyéctate primero hacia tu comunicación interna. Y hazlo bien. Ya no te digo con excelencia, sino bien.

Por tanto, las mejoras en comunicación deben empezar por dentro. Por estar bien con uno mismo, por conocerse las cosas buenas y malas, las mejorables y las que no se quieren o pueden mejorar. Y esto es aplicable a cualquier organización empresarial.

nuevos retos en la comunicacion empresarial

¿Cuáles son estas mejoras comunicativas?

Internamente hablando, la comunicación debe romper con la jerarquización a la que toda la vida se había visto sometida para entrar en el nuevo paradigma de la horizontalidad, el cual tiene que ofrecer a los empleados un espacio de escucha activa para conocer su voz. Un espacio de charla bidireccional en el que la transparencia sea la norma. Esta acción, empática y asertiva, no es solo un gesto para con los empleados, sino también por el bien de la compañía, ya que solo así se podrán mejorar distintos aspectos. Además, si las personas están contentas, las organizaciones están contentas y eso termina llegando a los públicos externos. Es en este punto, en el que vemos la razón por la que es primordial construir una óptima comunicación interna para generar una externa que sea interesante para los interesados en la marca.

En este sentido, externamente, lo primero que se proyectará es una empresa cercana y trasparente, ya que, si la compañía da voz a sus empleados, transmitirá estos valores que tanto se tienen en cuenta hoy en día. Esto hará el mensaje más creíble y menos corporativista, al proceder este de una voz humana y no de un ente abstracto como es una empresa, en la que los públicos ven intereses directos en mostrar siempre lo mejor, incluso maquillando la realidad en pro del beneficio particular. Pero la voz de las personas que forman parte de la organización no son entendidas como interesadas, sino más bien como sinceras y veraces.

Por tanto, la comunicación se sustenta en cuatro pilares que valen igual para aplicarlos tanto interna como externamente: transparencia, coherencia, respeto y escucha. Si estos están presentes, la comunicación fluye sola.

¿Cómo proyectarse?

Aprovechemos las redes una vez tenemos trabajada esta esencia que hemos ido detallando. Sobre todo, LinkedIn, la red en la que tanto una organización como las personas que la forman pueden establecer una comunicación, tanto interna como externa, a un nivel muy profesional, creíble y honesto.

retos de la comunicacion interna organizacional desafios

En este sentido, la empresa debe promover los portavoces y embajadores, hasta el punto que sean los propios empleados los que de una manera natural y fluida compartan informaciones y novedades de la marca por la cual trabajan. Estas comunicaciones reforzarán la horizontalidad dentro de la compañía, a la vez que externamente se mostrará transparencia, consiguiendo que los públicos interesados perciban la marca como más humana, que es, al fin y al cabo, el objetivo prioritario que nos convertirá en mejores personas, por tanto, también, en mejores empresas. Ser más humano. No existe, hasta la fecha, un reto comunicativo más grande.

Jordi Santamaría

Director del Área Humanidad
logo_beshared_118x119

¿Te ha gustado?

Share.

Otros temas de interés