Javier López

Consultor de comunicación digital

como vencer a la neolengua

Cómo vencer a la neolengua

La expresión proviene de la célebre novela “1984” de George Orwell. En esta obra, el gobierno totalitario inventa un idioma que consiste en una reducción de la vieja lengua (el inglés que se hablaba con anterioridad a la instauración del partido), para eliminar todas las palabras que puedan ayudar a los ciudadanos a pensar de forma libre e independiente.

que es la neolengua

Esta ficticia forma de usar y manipular el lenguaje es más real de lo que parece. En pleno siglo XXI las neolenguas están a la orden del día. En un mundo con dos guerras en activo, la de Ucrania y la de la franja de Gaza, con una alta incertidumbre económica y política tanto en el viejo continente como en EEUU o Latinoamérica, el lenguaje sigue siendo utilizado como herramienta para apuntalar ideologías, conservar el poder o manipular a las masas.

De este modo, se habla de conflicto cuando estamos ante una guerra, de reestructuración cuando se anuncian despidos, de daños colaterales cuando hay víctimas civiles o de ajustes cuando se dan recortes. Incluso la misma palabra, neolengua, está en disputa. Algunos ven una neolengua en la evolución lingüística de quienes buscan ganar derechos y libertades. Otros ven una neolengua en el uso de anglicismos tecnológicos que se imponen a expresiones naturales de otro idioma. Y hay quién ve neolenguas en la propia libertad de elegir las palabras.

neolengua definicion ejemplos

El lenguaje es un terreno en disputa y va a seguir siéndolo. Es inherente a la condición humana. Pero para erigirnos como una ciudadanía informada, consciente y libre, es importante llamar a las cosas por su nombre. Hacerlo no es tan fácil como parece.

Para no contaminarnos por la neolengua ni asumir su marco lingüístico, desde los equipos de comunicación, es importante:

  • Conocer el lenguaje.
    Tener un amplio conocimiento del diccionario es la manera más sencilla de tener precisión. Esto se consigue tanto escribiendo como leyendo. De forma activa y de forma pasiva.
  • Conocer la realidad de grupos aludidos.
    Para hablar correctamente de situaciones, comunidades y hechos, siempre que sea posible, es preciso conocer qué opinan y sienten las personas o comunidades relacionadas con el lenguaje. Una vez comprobado este aspecto, es necesario tomar distancia para encontrar la objetividad en el uso de cada palabra.
  • Ayudarse de la ciencia.
    Si tenemos una herramienta incontestable y esencialmente objetiva, esa es la ciencia, que mide las cosas como son. Por ello, apoyarnos en lo científico y en lo demostrable para recrear el lenguaje es una buena decisión.
  • Evitar imprecisiones y reduccionismos.
    El lenguaje, en comunicación, debe ser sencillo, accesible y entendible, pero no perezoso. No es conveniente usar cualquier término, aunque sea el primero que nos venga a la cabeza. Es importante releer y pensar la concreción de las palabras empleadas.
  • Conservar la independencia.
    Las personas hablan mejor si conservan la libertad en el uso del lenguaje. Escribas de lo que escribas, mantener ese espacio privado es esencial para la creatividad y calidad de los textos. Las ideas se transmiten mejor si fluyen libremente.
  • Exigir la verdad como motor esencial del lenguaje.
    La ciudadanía debe ser crítica con dirigentes y personalidades con poder cuyo uso del lenguaje tiene repercusión social. Y advertirles, si es necesario, de la imprecisión en los términos. El lenguaje debe basarse en la verdad, y esa verdad es un bien social que debemos proteger entre todas las personas.

¿Y tú, cómo evitarías la influencia de la neolengua?

Cinco claves para prevenir y superar una crisis de reputacion organizacional

Cinco claves para prevenir y superar una crisis de reputación organizacional

Este verano hemos vivido un gran ejemplo sobre cómo un caso de crisis reputacional puede hundir la reputación de tu organización si no cuentas con los protocolos adecuados para gestionar la información y dar una respuesta convincente a tu comunidad y públicos objetivo.

Es un hecho que, aunque la teoría es de dominio público y hay fórmulas para responder de manera adecuada a una crisis, muchas organizaciones, capturadas por su vorágine del día a día, no saben cómo responder ante un caso de crisis reputacional.

En este artículo, desde una panorámica general y compartida, pretendemos proporcionar un marco prototípico desde el cual afrontar un escenario de crisis. Para ello, compartiremos cinco claves esenciales que pueden ayudar a tu organización a crear una cultura anticrisis.

1. Monitoriza la conversación en torno a la marca

Una marca puede controlar los espacios donde surgen las crisis y dar una respuesta adecuada si cuenta con elementos que monitoricen e identifiquen cuándo se puede estar dando un caso de crisis reputacional. En términos generales, podemos decir que una crisis reputacional acontece cuando la organización ha perdido el control de la conversación en torno a la marca, y sus públicos objetivos sienten algún perjuicio en la relación con la marca.

En este caso es fundamental que la marca cuente con diferentes canales que le mantengan en comunicación con sus públicos, tanto en el apartado online, como en el apartado offline. Conversar con tus públicos es conocer sus necesidades y saber cómo actuar en caso de que surja algún conflicto. La cercanía de la marca con sus públicos es fundamental para generar un nexo de unión sentimental que permita tener, en caso de crisis, una conversación empática y lo más respetuosa posible.

2. Designa un comité para casos de crisis

Cuando una crisis se eleva hasta el punto de que puede afectar de forma grave la reputación de una marca, es necesario tomar decisiones que, a priori, no estaban en el guion. Para afrontar estos escenarios, es conveniente crear un comité de crisis, que debe ser un grupo reducido, compuesto por las personas responsables de las diferentes áreas de la empresa. Se recomienda que solo estén quienes toman decisiones en sus diferentes departamentos, para que la toma de decisiones sea ágil.

En general, el comité suele estar formado por el CEO de la empresa, responsable de comunicación, perfiles técnicos o jefes de servicio en caso de que tuviera que ver con un servicio, la persona encargada de la portavocía a medios y, si procediera, un asesor o asesora externo.

3. Cuenta con un protocolo adecuado

La fórmula para realizar un protocolo de crisis dependerá de la actividad de la organización, el número de personas que la integran, los servicios o productos que ofrece a sus públicos, etc. Por lo general, los protocolos se realizan en base a la experiencia, identificando qué zonas del ciclo de producto o servicio pueden ser sensibles y ensayando las respuestas adecuadas.

reputacion corporativa crisis

Estas respuestas se pueden explicitar mediante una guía anticrisis, exponiendo ejemplos y dándole soluciones precisas. La guía anticrisis suele ser responsabilidad del equipo de comunicación de una organización, que a su vez consulta y mantiene el contacto con todos los departamentos que pueden verse aludidos en la crisis. Así, el departamento de comunicación hablará con la dirección, los responsables de productos, los responsables de atención al cliente y los técnicos antes de realizar su guía. Una buena guía anticrisis se realiza estudiando toda la información, asimilándola y sintetizándola para su uso práctico. Y esto conlleva un gran trabajo previo que luego debe verse reflejado en una guía de carácter práctico, con información fácilmente identificable.

4. Cuenta con profesionales formados

La formación es esencial para que todas las personas sepan cómo actuar en caso de crisis. Para afrontar de manera más segura un escenario de crisis, se pueden realizar ejercicios prácticos y entrevistas que simulen escenarios de crisis y donde los portavoces de marca puedan ensayar sus respuestas.

Además, siempre es positivo realizar formaciones grupales y que todos los miembros de una organización puedan conocer cómo afronta la compañía escenarios de incertidumbre. Insistimos mucho en la “cultura anticrisis”, un concepto que define bien a las organizaciones modernas que se preocupan por su reputación, generando una conciencia compartida.

5. Evalúa, corrige y aprende

Toda crisis deja un aprendizaje a su paso. Una vez superada la tormenta, la organización debe comprender cómo surgió la crisis, qué ha fallado en la operativa habitual de la empresa y qué debe corregir. Este proceso es continuo y debe formar parte también de la dinámica posterior a las crisis, ya sean de bajas, medias o altas dimensiones. Se trata de llevar la idea de “mejora continua” a la cultura anticrisis. Por otra parte, la organización tiene que evaluar y tener preparadas medidas correctoras y compensatorias, que puedan subsanar las posibles molestias en sus públicos objetivos.

Estas son solo cinco claves que consideramos fundamentales, pero hay muchas más que se van destapando al tiempo que profundizas en la cultura de cada organización. No obstante, conviene advertir que crear una cultura anticrisis requiere de tiempo y recursos, que luego se compensará de forma exponencial. El cuidado de la reputación es una forma de ahorrar gastos y disgustos.

Si quieres implantarla en tu organización y no sabes cómo, puedes escribirnos a hola@beshared.es, pues contamos con equipos de especialistas dedicados a esta cuestión.

Por qué la marca Pau Gasol me parece la mejor de este país

Si de todas las marcas personales de celebridades, de todas las que existen en la red en España, tuviera que quedarme con una, por su construcción a fuego lento, por su rigor estratégico, por sus valores y códigos éticos e incluso por su ambición intelectual, esa sería la de Pau Gasol, el célebre exjugador de Baloncesto del F.C. Barcelona, Memphis Grizzlies, Los Ángeles Lakers y la Selección Española, entre otras.

Su éxito no es casual. Pau ha ido construyendo su marca personal desde hace lustros, mientras competía y estaba en activo baloncestísticamente hablando. Su interés por el ecosistema empresarial, la nutrición infantil, el mundo diplomático o las causas solidarias ya eran notorias mientras conseguía grandes hitos deportivos. Las claves más importantes de su marca personal las repaso a continuación.

1. Porque conecta con todo tipo de audiencias.

La marca Pau Gasol es universal, apunta a todas las personas, sean de la edad que sean, tengan la ocupación que tengan. Sus contenidos son comprensibles por un alto porcentaje de la población, tiene un lenguaje accesible, no se pierde en tecnicismos ni intenta aparentar lo que no es. Pau es sencillamente, un deportista, con capacidad para emprender al que le preocupa la realidad en la que vive. Y eso es exactamente lo que transmite.

2. Porque representa valores que todo el mundo comparte.

La generación de los “chicos de oro” exportaron a la sociedad algunos valores clave del mundo del deporte y del baloncesto en particular. La autoconfianza, sacrificio, el trabajo en equipo, la confianza en los demás, la tenacidad, el conocimiento en común, el juego limpio, la competitividad sana. Estos valores impregnaron al grupo que ganó el campeonato mundial en 2006, y cuando se escuchaba la palabra Ba-lon-ces-to, que reivindicó mucho el seleccionador Pepu Hernández, se asociaba directamente al deporte de la canasta.

De alguna forma, estos valores ha sido un legado de esa generación que Pau Gasol ha ido transmitiendo más tarde. Hasta hoy, en la que forma parte de su comunicación.

3. Porque tiene memoria.

Es habitual ver en las redes cómo Pau Gasol alude a su familia, a los lugares donde ha sido feliz, a los compañeros con quienes ha jugado. Pau no olvida las satisfacciones del camino. Antes de su retirada, regresó al F.C. Barcelona, su primer club, y fue ahí donde jugó sus últimos partidos.

Recuerda constantemente a Kobe Bryant y su hija Gianna, desgraciadamente fallecidos en un accidente aéreo. Tiene guiños constantes hacia Memphis, bromea con su hermano Marc por las redes. Pau no olvida de donde viene, y eso es una virtud, porque siendo consciente de donde vienes se suele tener más claro hacia dónde vas.

4. Porque fomenta un emprendimiento sano.

A Pau se le conocen inversiones en el mundo de biomedicina, la tecnología de la salud y el deporte. Y se involucra como inversor en otros proyectos de emprendimiento que puedan impactar positivamente en la sociedad. No se le ve, por ahora, que haya anunciado apuestas deportivas, criptomonedas o negocios de dudosa ética. Su emprendimiento va acorde a sus valores y eso pone en liza otro aspecto importante a la hora de conformar una marca: la integridad.

5. Porque vela por la nutrición y el bienestar de la infancia.

A través de la Gasol Foundation, junto a su hermano Marc, se han mostrado muy comprometidos con la nutrición infantil, haciendo informes de valor para la comunidad educativa y de la salud. Su compromiso, además, no elude el tener que pronunciarse públicamente, como hicieron cuando tiraron de la oreja a la Comunidad de Madrid por la baja calidad de los menús infantiles durante el COVID-19 en las escuelas, buscando garantizar una alimentación saludable para los niños y niñas vulnerables. Porque el compromiso a veces significa fiscalizar y auditar a quien tiene poder de decisión.

pau gasol empresa marca brand ambassador

 

6. Porque es internacional.

La marca Gasol actúa a nivel local, pero también a nivel global. Su preocupación por la alimentación infantil se expresa de forma explícita con su fundación, pero también actúa a nivel internacional a través de Unicef. De hecho, las naciones unidas por la infancia nombraron a Pau, embajador a nivel mundial para la nutrición y el fin de la obesidad infantil en 2019. Pau, ya era embajador de Unicef desde 2003, pero ha ido ampliando y especializando su compromiso.

7. Porque ya ha sido embajador de marca.

En sus últimos juegos olímpicos, los de 2020 (celebrados más tarde por la pandemia), Pau fue el embajador perfecto de la expedición española en Tokio. A través de sus canales felicitaba y animaba al elenco de deportistas que competían en sus respectivas modalidades. Con un énfasis especial en visibilizar el talento femenino y los deportes minoritarios. Su labor fue reconocida por los miembros de la expedición, por la federación española y por la afición en general.

8. Porque está atento a las tendencias y se adapta a cada canal comunicativo.

Los temas que afectan y preocupan a la sociedad son frecuentemente analizados por Pau Gasol, que usa su influencia para entablar debates constructivos. Pau habla en su cuenta de LinkedIn del estrés y la ansiedad en nuestra sociedad, del bullying en las escuelas, de liderazgo, de sus lecturas favoritas, de la nueva ley del deporte o de salud mental. Además, sabe interpretar bien cada canal, adaptando los mensajes a una red u otra. No es lo mismo el Pau de Instagram, cercano y familiar, al Gasol de LinkedIn, empresarial, más serio y analítico en sus planteamientos.

pau gasol barcelona empresa be shared social media redes

 

9. Porque sabe delegar y pedir opinión.

Pau trabaja en equipo. Esto se puede ver de manera explícita en el documental “Lo importante es el viaje”. En él, Pau Gasol, tiene todo un equipo de trabajo que identifica dónde puede ser útil su presencia, qué recursos y energía dedicar a ello y como articular un discurso. Tiene un equipo top detrás, y no tiene problemas en delegar. Incluso cuando tiene que escuchar una opinión contraria a sus deseos, es capaz de procesarla e interiorizarla. Se puede comprobar cuando, en el mismo documental, Phil Jackson, el señor de los anillos, le sugiere la retirada. Un momento clave del mismo.

10. Porque su inquietud es infinita.

De la inquietud de Gasol por la medicina y la formación en diferentes aspectos de la vida, hablaron en profundidad en este perfil fantástico que hicieron en el programa El Reverso, Gonzalo Vázquez y Andrés Monje. Pau no solo tuvo inquietudes desde muy joven a nivel formativo, sino que su curiosidad y ganas de aprender siguen muy latentes. Este hecho es la clave de que su marca personal no solo se haya afianzado como una marca influyente en la sociedad, sino que, de algún modo, se haya configurado como una marca que sigue en construcción. Felicidades a todo el equipo que trabaja en ello.

elon musk embajadores de marca estrategia empresa be shared barcelona

¿Qué puede aprender Elon Musk de un buen embajador de marca?

La notoriedad no es influencia. La fama no es necesariamente relevancia. La llegada de Elon Musk a Twitter ha revolucionado la plataforma de microblogging y ha puesto patas arriba el mundo de la comunicación, propiciando la mayor crisis de la historia de la red social. Musk, a través de decisiones muy controvertidas, ha recibido críticas internas y externas, e incluso ha dado pie al rumor de un posible cierre definitivo de la empresa.

¿Es Elon Musk una figura antagónica al embajador de marca? En este artículo repasamos qué podría aprender Elon Musk de un buen embajador de marca para sacar a Twitter del atolladero.

1. Un buen embajador de marca conoce la tradición e historia de la empresa.

Entre las críticas más habituales a su hasta ahora escasa gestión, es que Elon Musk conocía Twitter como plataforma y tiene su propia visión de qué podía significar para el mundo, pero no conocía la empresa, su cultura interna y a sus equipos.

Esta es una buena lección: para alzarte como estandarte de una marca, lo primero que tienes que hacer es comprender cómo siente la organización a la que perteneces, su lenguaje y códigos propios, e interpretarlo para que los cambios tengan la sensibilidad adecuada. Entrar en una organización como un elefante en una cacharrería no parece la mejor manera de establecerte como un referente de forma natural.

2. Un buen embajador de marca acepta las críticas internas y externas.

Otra de las reacciones propias de Elon Musk ha sido la baja, bajísima, tolerancia a las críticas. Un embajador de marca debe mostrar capacidad de encaje, tener cintura. Al fin y al cabo, la crítica constructiva es una fórmula de crecimiento personal y organizacional.

Al establecerte como estandarte de tu organización, debes estar dispuesto a escuchar y comprender aquellas críticas que te pueden hacer crecer. Los despidos acometidos en Space X tras recibir críticas de algunos miembros del equipo, pone de manifiesto la baja tolerancia a la crítica, algo que empobrece a las organizaciones, volviéndolas monocordes y temerosas.

3. Un buen embajador de marca está en constante comunicación con los equipos.

Un buen embajador de marca es aquel que fomenta la conversación y comunicación de manera transversal en la empresa. De arriba abajo, de lado a lado. Este es otro de los puntos débiles del magnate sudafricano. Uno de sus exempleados, Peter Clowes, trabajador de Twitter, adujo a la falta de comunicación y las decisiones unilaterales como uno de los grandes motivos para acogerse al despido y finiquito que ofrecía la plataforma.

buen embajador de marca twitter

La opacidad y unilateralidad confrontan directamente con un mundo donde la transparencia en la comunicación y la polifonía son totalmente necesarios. Compartir mensajes en redes sociales no es necesariamente comunicarlo. Comunicarlo es establecer una conversación con tus públicos, entender cómo impacta en la comunidad y cómo es recibido.

4. Un buen embajador de marca comparte un propósito.

Aunque Twitter sea una empresa, es mucho más que una empresa. Aunque este mundo se rija muchas veces por la célebre frase: “Lo siento, son solo negocios”, muchas veces no es así. La repercusión de Twitter en el mundo es muy importante y afecta a muchas vidas humanas.

Su influencia ha sido capaz de organizar movimientos, tumbar gobiernos o viralizar campañas solidarias. Por eso y por cómo son hoy en día los consumidores -y más tras el impacto de la pandemia-, las empresas necesitan un propósito. Y el de Elon Musk parece difuminado por la manera en la que hace negocios, cosa que aleja a la comunidad de usuarios de Twitter, tanto que ya han comenzado a explorarse plataformas alternativas como Mastodon, Plurk o Reddit.

Y es que al escuchar “lo siento, pero no son solo negocios”, las comunidades se preguntan: ¿Qué hace Twitter por este mundo? ¿Cómo pretende mejorarlo?

5. Un buen embajador de marca conecta persona y organizaciones, no las separa.

Otro de los aspectos con los que tiene que lidiar Elon Musk, es con la incomprensión del entorno digital ante tanta decisión controvertida. El entorno digital teme un efecto contagio, donde las plataformas sean compradas y reconvertidas al antojo del último magnate con dinero suficiente como para hacerse con ellas.

Un buen embajador de marca establece alianzas y las mima para hacer crecer sus entornos y sectores de influencia. Elon Musk podría, con sus actuaciones, mandar un mensaje constructivo y de tranquilidad al universo digital, pero está sucediendo lo contrario.

Elon Musk no enderezará el rumbo de Twitter solo a base de instinto y de creer mucho en sus habilidades como empresario. Si quiere conectar con sus públicos y fidelizarlos, bien podría aprender de las buenas praxis que efectúan, a diario, embajadores de marca reales por todo el universo digital.

comunicacion humana empresas ejemplo

Cómo activar la comunicación humana en las grandes compañías

Siempre que hablo de proyectos, ya sea en el ámbito personal o profesional, cuando las personas involucradas se encuentran en ese momento de mirarse a los ojos y decidir si destinan esfuerzos y recursos a hacerlo, recurro a la misma frase: La diferencia entre hacerlo y no hacerlo es hacerlo.

Parece de Perogrullo, pero nada más lejos de la realidad. El tremendo abismo de las ideas perdidas se nutre de la falta de voluntad. El terreno de lo posible, sin embargo, lo abona la iniciativa. En ese sentido la comunicación corporativa, tanto interna como externa, ha experimentado cambios sustanciales tras el impacto de la pandemia, que sugieren impulsar iniciativas de transformación en términos más humanos.

¿Es baladí el término humano? ¿Es una etiqueta de un ecosistema económico que engulle y degluta etiquetas constantemente? La respuesta es no. Las organizaciones y las personas, después de dos años de dura pandemia, han adquirido conciencia de las cosas fundamentales de la vida. Y entre esas “cosas”, esa palabra tan abstracta, se encuentra aparcar lo superfluo, las ansiedades, las vanidades y las preocupaciones realmente evitables, y centrarnos en lo esencial: la autorrealización profesional, la felicidad dentro del entorno el trabajo y el equilibrio con el medio y las personas que nos rodean.

comunicacion humana en empresas estrategia

Este propósito, que parece de calado puramente existencial, comienza con una acción mínima y termina siendo pura ciencia. De ahí recupero la idea iniciática, para comunicar más humanamente, la primera premisa es querer hacerlo. Si transformamos las organizaciones comunicando de forma más sensible, más conciliable, más empática y más eficiente, al final la hacemos más humana. Por lo demás, para llevarlo a cabo en grandes organizaciones considero también importante:

Empieza por algo visible y que deje ganas de más
Que tu primera acción retumbe en la organización, que sea original, atrevida y pedagógica, pero tampoco requiera ni demasiado esfuerzo de terceros ni demasiados recursos. Empieza por lo simbólico y por algo que sea realmente posible. Así habrá más personas que quieran formar parte del cambio.

Cambio paulatino y en espiral
Con respecto a ese cambio, no empieces en tu organización cambiando de arriba abajo todas las comunicaciones. Podría causar vértigo y rechazo entre quienes tienen resistencia al cambio. Mejor seducirles y que se involucren que asustarlos. Empieza desde el centro con personas de tu confianza y sigue en espiral, transfiriendo esa intención de comunicar mejor.

Be authentic
También podemos decir, habla con sinceridad. De nada sirve hablar de que tu organización es humana si tu organización no es humana, que es sostenible si no es sostenible, que es igualitaria si no lo es. Sobra decirlo, pero no se puede presumir de lo que no eres. Si aún no lo eres, trabaja en silencio para serlo y espera tu momento.

Agrega el valor del gesto
En ese sentido, basta con repasar todas tus comunicaciones, a públicos externos y a públicos internos, e inyectarle empatía. Pasar del típico mail de “hola, aquí tienes el pdf” a “Buenos días, espero que hayas tenido una buena semana, te adjunto el pdf, cualquier consulta estoy a tu disposición. Que tengas feliz jornada”. Es una acción, pero dice mucho.

Busca alianzas
Nadie impulsa un cambio real por sí solo, requiere de complicidades y el esfuerzo de varias personas. Busca perfiles que puedan agregar valor a la propuesta, que tengan una mirada transversal o específica. No temas pedir colaboración.

Y sobre todo… configura un método
Configura un método que se amolde a tu organización, a su número de personas, al ritmo de trabajo y su idiosincrasia. Que tenga objetivos viables. De nada sirve un plan idílico si no hay una metodología precisa para ponerlo en práctica.

No nos dejes con la intriga, ¿y tú? ¿Qué más añadirías para impulsar una comunicación más humana en tu empresa?

comunicacion interna empresa

10 claves estratégicas para tu comunicación interna

La comunicación interna es un aspecto cada vez más relevante en las organizaciones. Desde principios de la década, ha ganado relevancia a nivel estratégico, pues el ecosistema empresarial ha interiorizado que potenciar la comunicación interna tiene una función cohesionadora, que fomenta la identificación con la organización, potencia sus mensajes a los diferentes públicos, reduce la rotación y alinea los objetivos comunes. En definitiva, no existe ya organización que se precie que no trabaje su comunicación interna.

Las fórmulas de establecer la comunicación se han ido multiplicando con el paso del tiempo, y cada organización adaptándola a sus circunstancias: Reuniones, mailing interno, chat, videoconferencias, teléfono, redes sociales corporativas, revistas, blogs o incluso meetings en la oficina o jornadas de puertas abiertas. Valorando el volumen de empleados, las oficinas con las que cuenta, la tipología de trabajo y el tiempo del que disponen, las empresas se decantan por uno u otro. Pero más allá del formato, en esta entrada nos centraremos en el aspecto estratégico. Si una organización quiere impulsar la comunicación interna, ¿Qué características son esenciales? Las resumimos a continuación:

Ha de ser bidireccional y transversal

En muchas ocasiones nos encontramos con organizaciones que entienden la comunicación desde un punto de vista jerárquico, de manera que la comunicación solo existe en una dirección, de arriba hacia abajo. Este hecho deja fuera de juego a sus integrantes y corta un nexo fundamental de afiliación. Es, sencillamente, un error. La comunicación interna ha de posibilitar la interacción, y uno de sus objetivos será establecer una conversación con los equipos que conforman la compañía, pues es la mejor manera de entender el corazón de la misma y hacerla evolucionar.

Ha de ser entendible y universal.

La comunicación sencilla es un arte. La comunicación interna genera una mayor afinidad, potenciando la colaboración y generando menos confusión, cuando más fácil es de entender. Escoge un lenguaje que toda la organización entienda y comparta, y genera unos códigos distinguibles, que repitas con asiduidad. Muchas veces la solemnidad de hablar a nivel corporativo termina creando mensajes rimbombantes y difíciles de digerir. Si tienes dudas, piensa en la forma más sencilla. Casi siempre acertarás.

comunicacion interna empresa ejemplos ideas gestion tipos

Ha de ser estratégica.

La comunicación interna se ha fundamentar en las líneas estratégicas de la compañía, fundiéndose en una sola cosa. Se trata de una cuestión de coherencia comunicativa, de personalidad y de sentido corporativo. Si alineas a todos los actores que intervienen en la comunicación interna, sus mensajes se permeabilizarán fuera de la organización con el mismo espíritu y objetivos.

Ha de estar consensuada.

La comunicación interna de una organización requiere de una guía de estilo, que la haga reconocible por todas las partes. La comunicación Frankenstein, con muchas manos, muchos tonos y muchos estilos puede provocar que el mensaje se difumine y no se entienda, o que no adquiera familiaridad y, por tanto, no consiga apego por parte de las personas que componen la organización. Conseguir el difícil equilibrio entre cercanía y profesionalidad es uno de los mayores retos de la comunicación interna.

Ha de ser flexible.

Si bien es positivo mantener regularidad en las comunicaciones, los canales han de estar preparados para que cuando sucede un acontecimiento o hecho remarcable dentro de la organización, este canal tenga agilidad para transmitir el mensaje. La comunicación interna ha de estar preparada para la excepcionalidad. A veces, tardar en comunicar aspectos importantes puede penalizar al estado de ánimo de una organización.

Ha de ser compartible.

No todas las personas de una organización podrán ver los mensajes en el mismo tiempo, por circunstancias del trabajo, y quizás les pidan a sus compañeros que le reenvíen el mensaje. Por este tipo de circunstancias, debemos procurar que el mensaje debe ser fácilmente compartible, a la vez que seguro y privado. En este sentido, siempre está bien consultar con los departamentos de ciberseguridad, si existiera, y si no, con los responsables técnicos.

comunicacion interna empresarial

Ha de ser integradora.

Vivimos un momento histórico en que, por fortuna, la comunicación está ganando en inclusividad. El lenguaje cada vez atiende más y mejor a los diferentes grupos sociales, buscando fórmulas en las que sientan todas las personas representadas. Tenemos la suerte de contar con una lengua muy rica y maleable, donde casi siempre, si lo buscas, encuentra la manera de expresar atiendo a todas las sensibilidades. Es cuestión de entrenamiento.

Ha de ser oficial.

Lo que comuniquemos, desde el punto de vista de marca, por los canales internos ha de ser aprobado por los responsables del departamento de comunicación de la empresa. No sucede lo mismo con los comentarios o reacciones que se realicen a título individual en la empresa, de la cual cada persona es responsable. Para evitar problemas reputacionales, recomendamos que exista siempre un manual de comunicación interna y Social Media Guideline que sirva de orientación a todos los integrantes de la organización.

Ha de ser positiva.

Cualquier comunicación que hagas, afróntala en positivo. No es lo mismo decir “reabriremos la sala-comedor en dos semanas” a decir “durante quince días la sala-comedor no estará disponible”. La percepción es bien diferente. Transmitir una actitud positiva es contagioso, y tener buen humor en tu lugar de trabajo una bendición. Aunque no lo parezca, el cómo se reciben los mensajes puede servir para crear un estado de ánimo.

Ha de ser accesible.

Vivimos una época móvil y omnicanal, donde la información fluye y se transforma. La organización debe estudiar cuáles son las herramientas más adecuadas para que sus comunicaciones se transmitan de la manera más segura y eficaz posible. No dejes que nadie de la organización se sienta fuera de tus comunicaciones.

nueva normalidad comunicativa

Dos veces cómo: apuntes sobre nueva normalidad comunicativa

Hace unos meses eldiario.es, dentro de su plan de distribución de contenidos optó por encargarle a su subdirector Juan Luís Sánchez resumirnos en un mail diario visualmente atractivo y de manera cercana, las noticias más destacadas de la jornada, haciendo una selección de estas. ¿Hacemos un café? Invitaba en sus primeros días la propuesta. Finalmente, el boletín ha terminado llamándose Al día y ha sido un acierto de la dirección del diario.

La iniciativa tuvo una gran acogida entre la audiencia, fundamentalmente por el tono de la misma. eldiario.es ya distribuía contenidos por mailing, sin embargo, este correo, contado de la forma en la que lo haría un colega, preocupándose porque entiendas de veras los conflictos de un mundo muy complejo y sus noticias diarias, dotándoles de un marco sencillo de entender e incentivando la curiosidad por el contenido, provocan que el lector perciba que se preocupan, en una época de infoxicación, de filtrarle la información y presentársela de forma digerible.

La comunicación de las empresas es cada vez más cercana, familiar y confesional

La diferencia es la proximidad, la personalización y el tono. Y es que, la comunicación, interna y externa de las empresas, se está dirigiendo hacia un estilo más familiar, cercano y confesional. En una segunda etapa, le ha funcionado al medio para introducir enlaces a otro de sus nuevos contenidos estrella, un audioresumen en formato podcast, el que ya hemos hablado por aquí.

audioresumen podcast be shared comunicacion digital

Este particular no es una excepción, El País, hace pocos días, con la incorporación de Pepa Bueno como directora del periódico, optó por enviar mails redactados desde el punto de vista de la veterana periodista, acercando su figura a su comunidad. La presentación de la nueva dirección del periódico volvía a efectuarse con un tono cercano, personalizado, casi confesional. Y no son los únicos mails que recibimos personalizados, pues ahora son las personas encargadas de cada sección quienes nos presentan el contenido que han elaborado. Elisabet Sans, responsable de El Viajero, mandaba el especial otoño vía mailing hace tan solo unos días con su firma.

La omnicanalidad es uno de los aspectos más destacados de esta pequeña revolución comunicacional que estamos viviendo. No es casualidad que hayan surgido plataformas como Podimo o que el mismo El País haya creado El País Audio, hablando ya de una “estrategia de voz”. Los medios, así como las empresas, están apostando por probar nuevos formatos que se ajuste a la realidad multicanal de los usuarios, destinando recursos tanto humanos como técnicos que antes eran sencillamente impensables. El podcast es ya un camino de alcanzar al potencial oyente, pero no será el único camino que se abra.

comunicar twitch comunicacion

Twitch es otra de las plataformas que están cambiando el estatus quo preexistente antes de la pandemia, los streamers están ocupando espacios que antes ocupaba el periodismo tradicional. Y es que el relato de la actualidad, pasado por el aderezo del entretenimiento, y presentado desde la marca personal, está gozando de mayor popularidad que las líneas editoriales de antaño. No es casualidad que Ibai Llanos, streamer de referencia, cercano y afable, le esté pasando por encima a un periodismo deportivo que hace años que prefiere el amarillismo a una conexión emocional con sus comunidades.

En la nueva comunicación, como vemos, cuenta dos veces el cómo: el cómo te presento formalmente lo que comunico, qué tono y estilo elijo en un mundo pos-traumatizado y sensibilizado, y el cómo te lo hago llegar, en qué formato y en qué canal de comunicación. Quien acierte contestando dos veces a la misma pregunta, estará fidelizando su comunidad.

como comunicar mejor en internet y redes sociales empresas

2020, el año horrible en el que aprendimos a comunicar mejor

Este 2020 quedará marcado en nuestra memoria. Pese a que vamos a leer, en los próximos días, mensajes en muchos foros deseando que acabe cuanto antes este año y que quede en el olvido, lo cierto es no será así. Su huella será profunda, y más pronto que tarde, conviene hacer balance y sacar fruto de la experiencia.

Como siempre y a pesar de lo vivido, quiero pensar en positivo. La experiencia nos ha concedido unos cuantos aprendizajes (puede que todavía no hayamos interiorizado muchos de ellos por falta de perspectiva), y no me resisto a comentarlos, siquiera brevemente, a modo de reflexión.

Trabajar en comunicación ha sido todo un reto. Hacer frente a una pandemia global que se está llevando consigo cientos de miles de vidas, que nos ha recluido en casa, que ha paralizado empresas y organizaciones y que ha impactado en nuestra psique -a menudo de forma considerable- no ha sido sencillo. Nadie estaba preparado y, sobre la marcha, hemos descubierto claves del mundo que queremos.

Las he resumido en cinco fundamentales:

  • Hemos descubierto que cuando vienen mal dadas, las personas tienden a ser solidarias, sensibles y cooperativas.
    Ahí han quedado desde los gestos simbólicos, como los aplausos en los balcones del confinamiento dirigidos a profesionales de la sanidad pública y las fuerzas de seguridad, hasta la solidaridad entre vecinos y vecinas, entre las propias empresas (haciendo mascarillas unas para otras o ayudándose en cuestiones de seguridad) o entre comunidades. Lo cual lleva implícito un mensaje de fondo, este mundo es más sencillo, amable y llevadero si lo vives en comunidad, y el espacio comunitario merece un respeto. El mundo post pandémico será cooperativo o no será.
  • Hemos aprendido que no hay que confundir lo urgente con lo importante.
    En un mundo frenético e hiperactivo, con cientos de mensajes reproducidos al minuto en decenas de canales comunicativos, saber medir los tiempos ha sido un acierto. No se trataba, en plena época pandémica de comunicar más, sino de comunicar mejor. Mantener la calma, la serenidad, ser sensible, realista, aportar información veraz y equilibrada ha sido mejor recibida por las comunidades en un entorno de incertidumbre. En plena época de las fake news y la inmediatez, tomárselo con calma ha sido todo un acierto. Primero se reflexiona, luego se comunica.
  • Hemos aprendido que el mundo no es nuestro, sino que habitamos en él.
    La sostenibilidad es trending, sí. Estamos de acuerdo en que solo por nombrarla no aparece, sino que exige inversión, recursos y convicción para que termine traduciéndose en hechos. Hay cientos de empresas haciendo greenwashing, es verdad, pero la exigencia de los colectivos es, también, un motor de cambio. Organizaciones de todo tipo se auto cuestionan e intentan incorporar a sus procesos productivos fórmulas que impliquen una mejor gestión de los recursos. El compromiso con la economía circular va filtrándose en grandes corporaciones y las pequeñas empresas emergentes ya la llevan insertas en su ADN. El mismo origen del virus nos lleva a un cuestionamiento de la relación del ser humano con el medio ambiente, el bienestar animal y el imperio de los mercados, y nos obliga a reflexionar sobre nuestro papel en el mundo. Las sociedades son mucho más frágiles de lo que creíamos y el equilibrio pasa, de forma inequívoca, por el respeto al medio que habitamos.
  • Hemos descubierto que echamos de menos los abrazos. Los eventos híbridos se impondrán.
    Aunque el paisaje en redes sociales ha mutado y está lleno de webinars y encuentros digitales, no hay nada como la calidez y cercanía de un encuentro en carne y hueso. Nos podrá servir un tiempo, pero no a largo plazo. Si bien la época pandémica ha acelerado la digitalización en empresas, y ha obligado a las organizaciones a ser más creativas, los eventos híbridos están a la vuelta de la esquina. Eventos con menor aforo que puedan ser seguidos en streaming será la tónica en los próximos meses, si el impacto de las vacunas y la evolución de la crisis sanitaria lo permite. Necesitamos sentir el brillo de una mirada, escucharnos a viva voz o siquiera acompañarnos.
  • Hemos descubierto dónde está el corazón de las empresas: en su gente.
    No ha habido comunicado más celebrado en las organizaciones, tanto a nivel interno como externo, que el que les da voz a sus equipos humanos. Las empresas son más veraces, creíbles y crean un mayor vínculo emocional con sus comunidades si las personas que la integran se convierten en protagonistas de su historia. Sin el esfuerzo de ellas, obviamente, no hubieran salido adelante, ni lo harán en el futuro. Crear esos espacios de expresión y colaboración será una clave para comunicar los valores compartidos en el futuro.
spot estrella damm compromiso be shared barcelona agencia

¿Por qué nos gusta ‘Compromiso’, el último spot de Estrella Damm?

Todos los veranos desde hace ya más de una década el anuncio de Estrella Damm genera grandes expectativas entre la comunidad digital, pero quizás sea este verano tan atípico, con la crisis sanitaria todavía afectando a buena parte de nuestra sociedad, cuando más se esperaba su difusión.

Damm había obtenido una gran repercusión y aumentado su notoriedad de marca gracias a Amantes y Alma, la primera parte de una secuencia de anuncios que vinculaba a la marca con el compromiso con la sostenibilidad y el cuidado de los mares y océanos del planeta. El giro estratégico, después de más de un lustro mostrando las excelencias de la costa mediterránea, fue muy bien recibida.

La emisión de Alma suponía un cambio en forma y fondo. El cuerpo de la artista Claire flotando por las aguas de Chipre (de esto nos enteramos gracias a este otro vídeo) visibilizaba de forma poética la problemática de los residuos que cada año el ser humano vierte al mar.

La metáfora se ha completado y ha cerrado su círculo con la emisión de Compromiso, última parte de la trilogía. En ella, un grupo de bailarines luchan a través del arte, resistiendo los envites de la codicia humana sobre el medio que nos rodea (la ya icónica imagen de la excavadora amenazando el árbol es el mejor ejemplo). En nuestra opinión, ha sido un broche perfecto de la propuesta iniciada en 2019. Os contamos por qué:

Estructura circular

En narrativa literaria, una de las primeras cosas que se aprenden es la necesidad de cerrar los arcos que empezamos, de darle circularidad a cualquier propuesta. Si en Alma, la protagonista luchaba por salir de la opresión del entorno, el tono era oscuro y la atmósfera asfixiante, después de la toma de conciencia y la lucha por una naturaleza y el medio ambiente, podemos volver a un mar que no nos recibe como un terreno enemigo, sino que invita a la acogida.

anuncio spot estrella damm bajo el mar

mediterraneamente anuncio amanecer atardecer salto al agua mar

Rigor estético

Otros de los temas que más nos gusta a nivel creativo es que un proyecto respire un lenguaje propio. En estos tres vídeos los protagonistas mantienen una forma de comunicar sui géneris, con esas miradas perdidas (sumergidos en el trance de su disputa moral), el lenguaje corporal en tensión y una gestualización hiperbólica. Las metáforas, más en spots publicitarios, pueden permitirse esa acentuación que en formatos más largos serían insostenibles, ya que su misión es causar impresión en poco tiempo. De ahí el impacto de la excavadora, el pájaro atrapado, la bola de fuego o las cuerdas que sacan esa montaña de inmundicia extraída del mar. El trabajo de los 24 bailarines y bailarinas a las órdenes de Ryan Heffington es, sencillamente, excepcional.

rigor estetico spot publicidad anuncio publicidad

Metáfora universal y accesible

Las metáforas empleadas en el spot heredan toda una tradición cinéfila de protección ambiental. Desde Pocahontas, El libro de la selva hasta Avatar, o, sin ir más lejos, el cine español, han hecho uso de elementos simbólicos que merece la pena proteger.

En El Olivo, la película de Icíar Bollaín, Anna Castillo protegía un árbol milenario ubicado en un terreno familiar, que no era más que el reflejo de su vínculo sentimental con la tierra. La lucha por la sensibilización a través de las diferentes expresiones del arte es un aspecto inherente a la existencia humana.

El Olivo, la película de Icíar Bollaín, Anna Castillo

La música

La profundidad e intensidad de la melodía de Compromiso encaja a la perfección en el conjunto que iniciaran Maria Rodés en Alma y Santi Balmes en Amantes. Lejos quedan ya los tiempos de música veraniega como la que proporcionó el inolvidable himno de Billie the Vision & the Dancers en el verano del 2017, hoy el mensaje de Damm se ha transformado y con él, la música.

En esta tercera parte, Magalí Sare hace suya la composición de Joan Dausà que ha acompañado al conjunto, dándole un punto más de fuerza y universalidad. Su mensaje no puede ser más claro, “un gesto de golpe para el tiempo, junta ese dolor y lo aleja con el viento. Madre, aquí me tienes, en tu inmensidad, como una hija más”.

El femenino, esa hija más de la naturaleza, es la humanidad, que ya ha reconocido que no es más que ninguna otra especie en esta orquesta sinfónica que es el medio ambiente.

Sutileza a la hora de visibilizar el producto

Apenas un plano en todo el spot muestra el producto de Estrella Damm, esas características latas de cervezas de Damm, ahora conectadas entre sí gracias al packaging de cartón desarrollado por Alzamora Group, que obtuvo el Premio Europeo a la Excelencia en Innovación de Pro Cartón.

El anuncio de Damm, después de las pruebas oportunas, de producir íntegramente cartón para unificar sus packs de latas es, además de sostenible, estratégicamente un acierto. El anuncio no es simplemente un anuncio, sino que va acompañado de la acción. Las comunidades digitales hoy exigen tener coherencia e integridad entre lo que se dice y lo que se hace.

marketing publicidad anuncios television video spot

En definitiva, en forma y fondo, Compromiso cierra una trilogía memorable que será estudiada en el ámbito comunicativo y el sector del marketing. Pero más allá de que pueda establecerse como un hito en estos ámbitos profesionales, lo fundamental es que deje huella en la conciencia colectiva y su mensaje de respeto del medio tenga eco en nuestra cotidianeidad.

embajadores de marca comunicación de la empresa

La nueva normalidad se fija en los embajadores de marca

La crisis sanitaria que hemos vivido y padecido los últimos meses ha inaugurado una etapa en todos los ámbitos de la vida, de la que estamos aún valorando sus repercusiones. También en el ámbito de la comunicación corporativa y las relaciones entre personas y empresas.

Durante el mayor pico de la pandemia de la Covid-19, y a posteriori, las comunidades se han visto sensibilizadas y consideran, más que nunca, a las organizaciones como algo más que un ente corporativo. Las comunidades de usuarios se preocupan por cómo reaccionaban éstas ante la nueva coyuntura, cuáles son sus prioridades, urgencias y escala de valores.

Las empresas, cuyo rol ha trascendido al de una actividad comercial para establecerse como un agente social preocupado por el bienestar de sus equipos y de sus entornos, han ocupado positivamente la conversación. Han ganado prestigio y consideración social atendiendo a una sencilla razón: la crisis que nos ocupaba era de tal calado que solo con un esfuerzo compartido y capacidad de colaboración podía paliar sus efectos.

Ahí están las empresas que han confeccionado mascarillas, que han donado productos a colectivos vulnerables o que han reforzado su compromiso a medio y largo plazo con sus stakeholders, más allá de este momento de dificultad.

Los profesionales se establecen como los mejores embajadores de marca de cara al exterior

En el entorno online, las comunidades digitales han buscado identificarse con empresas valorando la cercanía y su comportamiento durante esta pandemia. Así, aquellas que aportaban valor a la sociedad y se preocupaban por aportar de manera constructiva soluciones, han conseguido un mayor engagement y han creado, sin saberlo, branding lovers.

En redes sociales como LinkedIn, Twitter o Instagram, las personas han monitorizado la rutina diaria de las empresas. El teletrabajo ha ocupado un primer plano en las actualizaciones de las organizaciones y usuarios; la vuelta a las oficinas se muestra como éxitos colectivos y la reactivación económica es un reto de todo el engranaje de una compañía.

Los usuarios han buscado voces reales y han comprobado la realidad más allá de comunicados oficiales o notas de prensa corporativas. Han valorado las voces de las personas que componen una compañía como una forma de acercarse a su verdadera idiosincrasia. En definitiva, han buscado a sus embajadores de marca para entender mejor a las empresas. Las organizaciones tienen en su equipo a las personas idóneas para transmitir su propósito, el espíritu y los valores.

En este contexto, se produce un fenómeno de retroalimentación natural, las empresas que forman a sus equipos para usar las redes sociales de forma más consciente y profesional, aprovechando todos los recursos disponibles, terminan comunicando a través de estos sus valores.

El compromiso de las compañías con las personas produce una mayor identificación de estas con la empresa, incrementa el sentimiento de pertenencia y provoca la necesidad de comunicarlo, convirtiéndose en un claro efecto win to win. Un miembro de un equipo al que se le ha proporcionado los recursos, formación y herramientas para comunicar, es un elemento que suscita el engagement con la comunidad y produce un reflejo fiel, transparente y adecuado de la vida en la empresa.

La nueva normalidad ha acelerado un proceso que ya estaba sucediendo y ahora adquiere una nueva dimensión: La voz de las personas son la voz de las organizaciones. La nueva normalidad nos lleva hacia los embajadores de marca.

comunicacion interna crisis beshared barcelona consultora be shared

La crisis sanitaria puede mejorar nuestra comunicación interna

“Hola Javier,

Espero que estés bien, tú y los tuyos, eso es lo más importante.

Te escribo porque….”

Seguro que habéis recibido estos días una comunicación interna o externa en vuestro correo corporativo o personal de estas características. La crisis sanitaria que estamos viviendo nos hace vivir de manera más sensible, empática y humana.

El estrés del día a día ha venido a sustituirse por el estrés del confinamiento, de la incertidumbre y en muchos casos del sufrimiento (porque el coronavirus te toque cerca). Y esto ha cambiado sustancialmente, y de un día para el otro, las comunicaciones que recibimos: Prácticamente todas las conversaciones empiezan y acaban con una muestra de cercanía y apoyo, deseando que todo vaya bien.

Al fin y al cabo, de forma telemática o no, estamos viviendo una experiencia similar que afecta, a escala global, a todo el mundo. Un momento complicado que pone a prueba nuestra capacidad de tejer lazos de solidaridad y apoyo mutuo para salir de ésta.

En términos de comunicación interna, puede que esta crisis también sea una oportunidad de aprendizaje. Nos revela que, detrás del trabajo, de las ventas, de la organización de los departamentos, de los informes y de los resultados, al final siempre hay lo mismo: Personas.

Personas para las que gestos sencillos de empatía sirven de mucho. Establecer un mínimo de conexión emocional en tus correos, chats o llamadas telefónicas, en el que muestres interés por la persona y su entorno inmediato, sanea y fortalece la comunicación.

Es la hora de los pequeños gestos. Es la hora de tener empatía y sensibilidad. Es la hora de las personas

En un entorno laboral las personas solemos tener objetivos parecidos: nos gusta sentirnos útiles, desarrollarnos como profesionales y hacerlo en un entorno saludable. Nos gusta sentirnos bien para sentirnos también plenos en nuestro ámbito personal, puesto que se tratan de vasos comunicantes. Por más que queramos, es difícil separar el trabajador o la trabajadora, de la persona. Somos un solo ente.

Por eso cabría no olvidar cómo estamos comunicando en estas fechas sensibles, el valor, consuelo y energía que nos ha proporcionado, y extenderlo a lo largo del tiempo. Ese cómo te encuentras, ese espero que estéis bien, o ese otro si necesitas ayuda, solo tienes que pedirlo, cobrará más importancia a medida que pasen los días.

No solo nos recordará que hemos sacado algo en valor de esta experiencia, nos revelará que cuidamos y atendemos las relaciones humanas, un aspecto esencial para entender el funcionamiento del mundo que vendrá.

Nadie entenderá una comunicación fría y robótica, por más estrés que se padezca, después de lo que estamos pasando. Durante los próximos años, el cuidado de los afectos será esencial en las relaciones profesionales. A la conexión estratégica y corporativa, habrá que sumar la conexión sentimental. Es la hora de los pequeños gestos. Es la hora de tener empatía y sensibilidad. Es la hora de las personas.

personas empresa

El coronavirus no es una oportunidad de negocio, es un momento para estar a la altura

El coronavirus ha sido ya reconocido como pandemia global y probablemente sea el mayor reto al que nos hemos enfrentado la sociedad globalizada en el siglo XXI. Un desafío al que se ha de responder desde dos ámbitos, desde el ámbito individual, como ciudadanos que asumen su cuota de responsabilidad a la hora de seguir las recomendaciones de la OMS y las medidas adoptadas por los diferentes gobiernos, y desde el ámbito social, articulando las organizaciones todas las acciones posibles para mitigar el contagio y recuperar la normalidad cuanto antes. Esto implica a multitud de colectivos que actúan en red ayudando en la medida de lo posible a superar esta crisis.

En el ámbito empresarial la decidida apuesta por el teletrabajo es la mejor de las opciones en un momento donde la pandemia crece por cada día que pasa. De no ser posible, se han de respetar las indicaciones que el Ministerio de Sanidad ha puesto en marcha, para conseguir frenar la curva.

Pero más allá del terreno operativo, vale la pena detenerse en el ámbito de la ética. Las empresas, como entes, como organizaciones, también tienen una responsabilidad en el momento actual y deben estar a la altura de las circunstancias. Nunca antes la Responsabilidad Social Corporativa se enfrentó a un reto tan complejo. Asumir las dificultades, aceptar la realidad y buscar soluciones prácticas ha sido solo la primera etapa de este momento histórico.

Porque antes que vendedores de servicios, antes que suministradores de productos, antes que clientes y empresas, somos ante todo comunidades de personas.

Comprobamos con estupor cómo hay empresas que aprovechan la fragilidad de los colectivos para posicionar sus productos y servicios, asociándolos de cualquier manera a la pandemia global, buscando compradores en momentos de incertidumbre y pánico global. Aparecen las mascarillas utensilios de teletrabajo o jabón para las manos en los anuncios de redes sociales, el SEM de Google o en los banners de las webs.

También vemos cómo hay entidades más preocupadas por las cuentas de resultados que por las personas y sus acciones contribuyen a alimentar el pánico. No parece el camino más ético. El coronavirus no es una oportunidad de negocio ni un trending topic al que aferrarse para engordar la cuenta de resultados. Es una amenaza real y solo como colectivo lo superaremos.

Buenas prácticas digitales frente al coronavirus

El momento que vivimos exige empresas valientes que aboguen por la cooperación, la transparencia, la solidaridad, las buenas praxis, el apoyo mutuo y la protección de su equipo humano. Si bien no tendrán la misma recompensa a corto plazo que quienes aprovechan la difícil coyuntura para posicionarse, las comunidades digitales valorarán este esfuerzo y serán mejor percibidas de cara al futuro.

Porque antes que vendedores de servicios, antes que suministradores de productos, antes que clientes y empresas, somos ante todo comunidades de personas. Para todas debe de haber un mañana. Porque el coronavirus pasará, le venceremos y entonces será el momento de reflexionar. Quiénes estuvieron a la altura del momento y quiénes no. Quiénes comprobaron que sus valores, misión y visión del mundo les ayudaba en momento de extrema dificultad y quienes lo tomaron como un papel en blanco. ¿De qué lado se sitúa tu organización?